Mirando mas de cerca… Que tan grande es la distancia

Webmaster Mirando mas de cerca!

“Qué tan grande es la distancia que separa al hombre de Dios”. Mientras leía estas palabras durante mi devocional de la mañana, quede fija en esas palabras. Era como si una roca hubiera caído sobre mi pecho y las leía una y otra vez. No hay una regla, ni una cinta métrica que me pueda dar una cifra de la “distancia” entre Dios y yo. No hay un número de millas que pueda usar para planear una forma de transporte para llegar a Él. La distancia entre su carácter y el mío no tiene medida ni se cruza, no se puede descartar, no se puede reducir sin algo tan sobrenatural como su misma presencia. Él es SANTO, Yo soy PECADORA; Él es JUSTO, yo soy INJUSTA; Él es PURO, YO SOY SUCIA; Él PERDONA, YO soy VENGATIVA.

Me veo haciendo cosas que me hacen creer que estoy reduciendo la distancia entre Dios y yo, sin embargo, siempre quedo corta. Mis obras provienen de una vasija envenenada y no es lo suficientemente poderoso para cruzar ese puente de división. Esas palabras, “Qué grande es la distancia que separa al hombre de Dios”, me trajeron un intenso sentimiento de insignificancia en mis esfuerzos por tocar a mi Dios. Todo lo que puedo hacer es gritar: JESÚS; JESÚS; JESÚS – Solo en ese nombre puedo cruzar ese puente de distancia entre Dios y yo. Jesús me ayuda a cruzar el puente; Jesús funde su carácter en el mío; Jesús me coloca ante el trono para ser tocada por el maestro.

“¿Qué tan grande es la distancia que separa al hombre de Dios?” No hay distancia, ¡SOLO HAY JESÚS!